El mayor problema que da el WiFi es el limitado alcance que ofrece, haciendo que así la velocidad de conexión se vea ralentizada.

No tiene por qué ser un espacio muy grande para que ocurra esto ya que también ocurre en oficinas o casas pequeñas a la que se interpongan algunos obstáculos de por medio como por ejemplo una puerta o una pared.

Para que esto no ocurra desde MIE recomendamos el uso de un extensor de red, ya que con él la señal WiFi mejorará considerablemente.

La función básica de un extensor de red es recoger la señal WiFi que llega desde el router y ampliarla para que llegue más lejos. Para usarlo correctamente hay que entender cómo funciona.

La función más básica que tiene es la de repetidor. La señal que coge y amplifica es con el mismo nombre y contraseña para que así no tengas que perder tiempo en cambiar la configuración de los dispositivos. Pero serán estos dispositivos los que elijan si conectarse a la señal del router o del extensor, y no todas las veces escogen la señal más potente.

También está la opción de que el extensor de red cree por él mismo su propia red WiFi con usuario y contraseña pero la desventaja es que tendrás que reconfigurar todos los dispositivos para que puedan conectarse a la red del extensor.

La opción de que cree su propia red WiFi te asegura de que los dispositivos están todos conectados a la red del extensor.

La localización del extensor es un elemento clave para poder sacarle el máximo provecho ya que tiene que recibir la señal del router con suficiente potencia.

 La posición ideal sería ponerlo en un sitio intermedio entre el router y los dispositivos que necesitan esa amplificación de señal.

Para configurarlo con tu router lo único que deberás hacer es pulsar el botón WPS en el router y luego en el extensor y ya entre ellos se comunicarán y empezará el extensor a amplificar la señal.

Menú
×

¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte?

× ¿Cómo puedo ayudarte?