Un PLC trata de una serie de elementos tecnológicos que permiten darle uso a los cables de instalación eléctrica de una casa para llevar el Internet de un lado a otro.

Lo que hace un PLC es enviar los datos de nuestra conexión a Internet usando el mismo cable por el que circula la red eléctrica.

La señal que lleva los datos es conocida como señal portadora. Se utilizan señales con diferente frecuencia y voltaje.

Una instalación PLC doméstica se compone por dos dispositivos: un emisor y un receptor. El primero se enchufa a la correiente y posteriormente se deberá conectar al router. Este enviará la señal portadora mediante la red eléctrica.

El segundo se lleva al otro extremo de la casa y se conecta al enchufe para así recibir la señal portadora y decodificarla.

Siempre hay que mirar una serie de aspectos claves a la hora de comprar un PLC:

  • Que tenga la misma instalación eléctrica: si estás viviendo en una casa que tiene dos plantas es posible que cada una de ellas tenga una instalación eléctrica diferente, por lo tanto el PLC no funcionará.
  • Que tengas enchufes suicientes: si no dispones de muchos enchufes en tu casa, instalar un PLC hace que te quedes con dos menos.
  • Que tenga WiFi: si quieres aprovechar la red WiFi asegúrate de que el PLC que compres sea compatible porque sino no te va a servir de nada comprarlo.

Es recomendable siempre que se enchufe siempre a la corriente y no a una regleta o alargador.

Para asegurarte de que tu PLC no sufra ninguna interferencia, trata de situarlo alejado de cualquier electrodoméstico ya que son propensos a hacer que la velocidad se vea reducida.

Como has podido ver la instalación es de las cosas más sencillas del mundo y las ventajas que aportan son determinantes.

¡No esperes más e instala tu PLC en casa!

Menú
×

¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte?

× ¿Cómo puedo ayudarte?